Dinero con círculo cerrado

Ya ha quedado claro cuáles son los grandes problemas actuales de nuestra economía: déficit público galopante (gasto público a raudales con ingresos despeñándose), déficit exterior, lo cual implica necesidad de financiación del exterior y desempleo por falta de creación de nuevas empresas y destrucción de gran parte de las creadas.

El problema, añadido a muchos otros, de todo esto es la falta de dinero para combatir el desempleo. Dinero que el Gobierno obtiene de los bancos, que a su vez lo consiguen del Banco Central Europeo a tipos preferenciales e invierten en bonos del Estado en lugar de en empresas productivas con necesidades de circulante. Resultado de todo ello: acrecentar el problema (el dinero fluye entre los bancos y el Gobierno y el Gobierno gasta pero no invierte en creación de puestos de trabajo).

Solución al problema: subida de impuestos. Resultado previsto: menor recaudación por una mayor destrucción del tejido empresarial por una dejadez manifiesta del Gobierno y los bancos.