En tercera persona

En las últimas jornadas, las noticias alarmantes sobre la gripe A han dejado de ser primicia. Probablemente porque la gente se ha percatado de que las miles de muertes que anunciaban los medios de comunicación hace unas semanas no son reales, y más cuando el vecino del cuarto ha pasado la gripe A como si le picara un mosquito.

Lo indignante es que esos mismos medios de comunicación, de los cuales dudo que se salve alguno, que alarmaban porque esa era la noticia que vendía, ahora dicen que la gripe A no es para tanto y, en tercera persona, que algunos (otros) medios han exagerado.

Creo que no podría salvar a nadie; hasta los periodistas más pintados de este país han lanzado la noticia pensando más en el impacto que tendría que en la propia noticia en un absoluto acto de temeridad e imprudencia que ahora nadie parece asumir... Y como dijo aquel: «Quedó grabado».