Chorradas

Me parece una enorme chorrada la del portavoz parlamentario del PSOE, ex ministro José Antonio Alonso, al negar a la Iglesia la libertada de hablar porque las leyes se hacen aquí, en el Congreso y, así, con tan profundo argumento, debemos negar a los científicos que no sean diputados, la libertad de hablar sobre ciencia; a los escritores no elegidos por el pueblo, la libertad de disertar sobre literatura; y, en suma, a la cocinera del señor Alonso, la libertad de prepararle la comida sin someterlo al control parlamentario.

Ésta es la viva demostración del coeficiente intelectual de nuestra clase política en particular y de nuestra progresía en general.