La degradación de la Rambla

Creo que la Rambla, desde mi punto de vista la mejor calle del mundo, ha muerto a causa de una sobredosis masiva de turistas y de una total desatención por parte del Ayuntamiento. Lo peor de todo son las decenas de prostitutas que convierten esta calle, cada noche, en el prostíbulo más grande del país. Y cada vez son más y de apariencia más joven.

La situación es escandalosa. Por eso, pido la dimisión del alcalde, Jordi Hereu, como máximo responsable. La Rambla es el lugar más importante del mundo para mí y ver cómo se va degradando y degradando sin parar me resulta muy doloroso.

Realmente, por la noche, la Rambla se convierte en una cloaca abierta, y las autoridades hacen la vista muy gorda.