Los problemas de Jiménez y Chacón

El comentario desenfadado entre las ministras Jiménez y Chacón diciendo "Anda, que entre la píldora poscoital y la gripe A, estamos buenas" es un desahogo comprensible pero indica superficialidad. Resulta que esos problemas tienen repercusiones muy graves entre los ciudadanos, y no parece que ellas se lo temen muy a pecho.

Quizá tendrían que hacer caso a su lenguaraz compañera Aído sobre el tamaño del pecho. Quizá protesten diciendo que trabajan para solucionar esos problemas, como si la lucecita de su despacho no se apagara ni siquiera por la noche. Pero entonces recordarían el modo de gobernar del dictador Francisco Franco.