Prohibir la segunda reelección

El presidente de Colombia acaba de declarar que sería inconveniente aspirar a una segunda reelección, y daría la impresión de que se aferra el poder. En muchos países, la alternancia de personas, y más que de partidos, ha sido considerada con razón como una necesidad para una democracia efectiva. Imaginemos lo que habría pasado aquí si Aznar hubiera aspirado, y conseguido, un tercer mandato. España sería también diferente y, en mi opinión, mejor, si Felipe González no hubiera pasado de dos mandatos. No aprendiendo nada de la historia, parece que ZP pretende hacerse requeteelegir, a pesar de los síntomas, cada día más claros, de que eso sería lo peor para él, para el PSOE y para España entera. ¿Para cuando, como en tantos países con más tradición democrática, una ley que excluya, al menos, la segunda reelección?