La incongruencia de Esperanza Aguirre

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha dicho: «El aborto es un fracaso absoluto, no se puede considerar como un derecho, hay 150.000 abortos al año en España y es un disparate que eso continúe». Todo esto está muy bien, pero luego lo estropea: «A los tres supuestos hay que añadirles los plazos». Si el aborto es un fracaso, no un derecho, y si es terrible que hayamos llegado a esa cifra (oficialmente son 120.000), ¿por qué pide plazos en lugar de exigir el final de la matanza? Esperanza Aguirre es pues incongruente. ¿Y por qué la Comunidad de Madrid financia la quinta parte de los abortos que se perpetran en clínicas privadas? O el aborto es un crimen o es un derecho de la mujer a librarse de un apéndice que le ha salido de su vientre. Si es lo primero, debe ser prohibido en todas y cada una de sus formas. Si es lo segundo, no hay que despenalizarlo, sino legalizarlo y promocionarlo.