¿Desinterés o ahorro?

Una mujer de mediana edad acude al ginecólogo remitida por su médico de Familia para realizarse un chequeo. El ginecólogo, muy amable, le pregunta qué la pasa. La mujer contesta que nada en concreto, sólo acude, tal y como recomiendan las autoridades sanitarias, a realizarse un chequeo, una citología. La respuesta del médico es la siguiente: "Señora, por esta vez la voy a atender. Pero sepa que ya no es recomendable, ni se precisa, realizar un chequeo ginecológico anual. Puede usted venir al especialista solo si se nota algún 'problema', de lo contrario no podremos atenderla".

La mujer por supuesto está perpleja. Mientras se anuncia la famosa vacuna que previene el cáncer de cérvix en todo el país, el gobierno de cierta comunidad integrante de su Estado ha decidido, basándose en no se sabe cuáles evidencias científicas (o mejor cabría decir económicas) prescindir de los chequeos ginecológicos rutinarios.