Sobre el aborto

En respuesta a la carta de ayer de Araceli sobre la Iglesia y el aborto: primero, no todos los curas y obispos incumplen el voto de castidad y pobreza. Segundo, la Iglesia tiene el mismo derecho a opinar que cualquiera, para eso existe la libertad de expresión.

Tercero, tienes toda la razón en que un niño necesita un mínimo para su existencia, pero si no te puedes encargar de él tienes dos opciones: o no te quedas embarazada o, si ya lo estás, lo das en adopción, lo dejas en un hospital, etc.

Pero lo que no puedes hacer es privarle del derecho a existir sólo porque tú no puedes mantenerlo. ¿Y si lo hubieran hecho contigo? Ni siquiera podrías estar leyendo esto. Por supuesto que la mujer tiene derecho a planificar su vida, pero no a decidir sobre la vida o la muerte de otro.