Vivimos en un país de tontos

Los especuladores se han lanzado contra los bancos españoles. Así BNP ha lanzado un informe contra la banca española, cuando los franceses tienen un sistema bancario que no es ni la mitad de solvente que el español.

Y el Banco de España, en lugar de defender la solvencia de nuestro sistema, enfrenta a unos contra otros, y a callar, que en la actual tesitura es tanto como otorgar.

Con tal de fastidiar a Pizarro, Zapatero busca españolizar Endesa de la mano de la familia Entrecanales, quien ha dado un pelotazo sin arriesgar un euro, es decir, con dinero prestado por el Banco Santander.

La cosa ha terminado en que Endesa es propiedad del Gobierno Berlusconi. Y como la italiana Enel está preferentemente preocupada por Italia, como es lógico, ha reducido a la mitad las inversiones de Endesa, con el efecto lógico en la futura pérdida de puestos de trabajo.

Y, para colmo, ZP permite la compra de la tabaquera Altadis por la británica Imperial Tobacco. Naturalmente, lo primero que hace Imperial al tomar el bastón de mando consiste en reducir gastos, es decir, plantilla, naturalmente en España.

España es un país de tontos. Por eso nos toman el pelo