En defensa de Obama

Obama me recuerda a cuando las mujeres tenían que trabajar el doble para demostrar que eran igual de capaces que los hombres. Desde el principio, no quiero pensar que por el color de su piel, antes incluso de que tomara posesión como presidente ya se le cuestionaba, ya se le ponía el listón alto, se le examinaba con lupa.

Claro, lo que representa es peligroso, va en contra de las grandes empresas, nos demuestra que se puede soñar. Lo único que sé que es el único político que ha intentado frenar los grandes sueldos de los bancos intervenidos.