Multas a la mitad

Reducir las multas de Tráfico a la mitad por pronto pago quiere decir que ahora son demasiado altas, injustas -y 'arreglarlo' de modo injusto-, o bien confesar una escandalosa incapacidad para cobrarlas.

Si todo funcionara como se debe una adecuada cuantía en las multas y eficaces mecanismos administrativos, apenas se entendería una pequeña bonificación por pronto pago, cualidad que difícilmente tiene que ver con el ser un conductor infractor, fin exclusivo -no recaudatorio- al que deberían estar dedicadas de verdad las multas. Y el que en otros países haya parecidas rebajas, es decir, parecidas injusticias y malas administraciones, no debería movernos a imitarlos.