La publicidad de papel y la ecología

Al quedarme sin trabajo por la crisis estoy echando propaganda que es lo que he encontrado y he podido comprobar lo difícil que es dejar publicidad en los buzones de los pisos, y en parte lo voy comprendiendo; te encuentras que ya la gente no quiere publicidad y en casi todos los portales de los vecinos hay una cesta de publicidad donde se echa la propaganda, que más bien va para la basura pues no te dejan en los buzones.

Debemos tener conciencia de ahorrar papel, al menos por evitar la abusiva tala de árboles

Y no me extraña, he comprobado que los grandes comercios, como el que distribuyo, echan una propaganda que parecen libros en esos buzones publicitarios y que van a la basura, pues casi nadie los lee; con tanto papel despilfarrado la cantidad de árboles que se podrían evitar cortar. Por otra parte los vecinos se han quitado ese aprieto de propaganda en los buzones de las cartas pues en cuanto venían dos o tres empresas o periódicos locales ponían los buzones hasta las narices, así que es normal que no puedan ver al cartero comercial ni en pintura y no le abren la puerta para que eche en los buzones.

Creo que lo ideal sería poner una mesa o tarima como vi hacer a un portero y que repose esa publicidad a la vista unos días y que la gente mire y escoja si tiene que coger algún folleto para comprar algo que le interese y hacer unos folletos más pequeños, sobre todo los hipermercados y quitar ese buzón-cesta que no sirve nada más que de papelera.

La publicidad de papel no se debe prohibir pues hay gente que vive de ella, imprentas, distribuidores y empresas que se publicitan, pero debemos tener conciencia de ahorrar papel, al menos por evitar la abusiva tala de árboles y que al menos sirva para hacer publicidad y no para que vaya directamente a la basura.