Jugar con la ilusión

No es serio ni tampoco lógico ni coherente que para las pruebas de selección para taquilleros de la empresa Metro de Madrid se convoque a miles de personas para cubrir sólo 50 plazas. No es de recibo jugar con la ilusión ni el ánimo de tanta gente y mucho menos en los tiempos que corren actualmente.