Recaudar de los de siempre

Mi hijo asiste a clase de logopedia tres veces por semana al centro de la S. S. en la Avda. de los Toreros. Hace unos meses paré en la puerta en doble fila para recogerlo, a las 9 de la noche y un policía sin mediar palabra tomó nota de mi matrícula.

Al cabo del tiempo me llega una multa de 90 euros, la recurro, alegando además que mi hijo tiene una minusvalía psíquica y nada, que la tengo que pagar. Si no tenemos bastante algunos padres con tener hijos con dificultades pues ahora además nos ponen aún las cosas más difíciles.

Ahora que hay crisis hay que sacar dinero. ¿De quién? Pues de los mismos de siempre, de los pobrecitos de a pie y a ver si con ese dinerito pueden pagar a los políticos, las obras y a sus chóferes privados y centros privados a los que llevan a sus hijos. Seguro que para ellos la doble fila no existe.