Póngase en el lugar de la madre

En respuesta a la carta de D. José Mª Grandas titulada "Bárbara venganza" en referencia al crimen de la adolescente sevillana donde critica las palabras de la madre de la víctima" [deseando] que cada día de cárcel del asesino le sea un infierno".

Según él estas palabras son una invitación al linchamiento por parte de otros reclusos. Permítame decirle que discrepo totalmente de su opinión, quizás no haya nunca oído hablar de la "empatía", por favor póngase en lugar de esa madre, de cuyas palabras yo interpreto que el asesino o los asesinos no puedan jamás tener su conciencia tranquila y por supuesto estén atormentados por lo que han hecho el resto de su vida.