Las liquidaciones

Ahora que todo se vende o liquida por cierre y no paran los ERE en la mayoría de las empresas, se oyen voces pidiendo abaratar el despido, entre otras medidas, para crear empleo. Y ustedes se preguntaran como yo que o es muy barato despedir en este país o la mayoría de las empresas no han hecho los deberes?

¿Porque no hacemos un ERE en la Administración?, donde hemos creado una casta, reducimos la sangría de dispendio, burocracia y clientelismo. La pregunta del millón: ¿Quien fiscaliza todo éste disparate? En cualquier país normal, la Administración es el último empleo; aquí, el primero.

Según un estudio el 80% de los universitarios quieren opositar a la Administración. ¡Y yo, y el Obispo de Sigüenza! Como se trabaja poco y es para toda la vida...

La cultura del trabajo y el esfuerzo la hemos sustituido por la de vagos y subvencionados. ¡Viva la subvención!
La Injusticia en huelga y politizada. Los cerca de 5 millones de expedientes, como estamos en carnaval, mejor quemarlos en la carroza. ¿Quién dijo que la justicia era un cachondeo? Pues no, un recochineo. Los pobres y los parados clamando justicia con los brazos caídos a las puertas de Cáritas.

De los sindicatos, mejor no hablar, echarlos a gorrazos. ¡Ya está bien de tanto golfo y liberado! Mientras tanto, los ciudadanos anestesiados con la telebasura, y tanta serie: de Anacletos y Justicieros.
Les dejo. ¡No puedo más, me voy a urgencias!