Falta austeridad en las ayudas al cine

Quiero mostrar mi disconformidad ante la falta de moderación presupuestaria en las ayudas para la participación y la promoción de películas españolas seleccionadas en festivales internacionales durante el 2009.

En la resolución del 30 de diciembre de 2008, el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales hacía público el presupuesto destinado a las subvenciones para el 2009. Dicho presupuesto asciende a la nada desdeñable cifra de un millón doscientos mil euros.

Considerando que las actividades cinematográficas son un negocio privado donde los beneficios de la explotación audiovisual reportan directamente a las productoras cinematográficas, considero inadmisible que el dinero público se dedique a su subvención, máxime cuando dichas actividades cinematográficas no cuentan con el visto bueno de la ciudadanía, que en su libertad de ejercicio de actividades lúdicas, optan por opciones diferentes.

Abogo por una mayor austeridad presupuestaria en actividades culturales que suponen retraer fondos públicos de otras necesidades más perentorias, como son el incremento de las ayudas a las familias necesitadas, de las ayudas a la infancia o la juventud, o el incremento en inversiones reales para la creación de empleo