Ahora, es ahora

He decidido montar mi propio negocio y ver cumplido un sueño. Tengo 25 años, y cuando acudo a los bancos para solicitar créditos y ayudas, pienso que no hay mucha diferencia que cuando hablo con mis abuelos del Facebook. O no se enteran, o lo que es más grave, no se quieren enterar.

Siempre leo en los periódicos que es preciso arrimar el hombro y apostar por la iniciativa de los jóvenes. Me gustaría mandar un mensaje a todos los que tienen el poder de conceder o no un crédito para decirles que ahora, más que nunca, es cuando deben dar dinero para que la gente gaste, monte negocios, para que la economía mundial vuelva a activarse. Piénsenlo bien la próxima vez que alguien entre por la puerta de su despacho.