Embajada catalana en Nueva York

Carod-Rovira ha inaugurado una embajada catalana en la zona más cara de Nueva York, como parte de los 11.000 millones de pesetas que se va a gastar en política exterior. 

Me pregunto con qué credibilidad puede Carod-Rovira decir que se siente «expoliado por España» cuando se ha puesto un sueldo más elevado que el primer ministro de Holanda, dispone en su consejería de miles de millones que utiliza para fomentar la independencia y abre oficinas en los edificios más lujosos del mundo.

El gobierno catalán tiene dinero más que suficiente; el problema es que lo dedican a caprichos independentistas y sueldos desorbitados de unos cuantos privilegiados en lugar de destinarlo a los servicios que necesitamos el conjunto de ciudadanos.