'Patio maravilloso'

«Un centenar de vecinos y coro se han concentrado a las puertas del espacio social». ¿Dónde están los vecinos?, encerrados en sus casas porque el patio maravilloso se ha apropiado de la calle peatonal que a todos nos corresponde, mean en ella, se emborrachan, pintan el suelo a su gusto, cristales rotos, música hasta altas horas de la mañana, aparcamiento para bicicletas, gritos, golpes... éste es el respeto que tanto defienden, ¿y nosotros?, a nosotros nadie nos defiende, porque nos levantamos cada mañana a trabajar cuando ellos se acuestan, sorteando los desperdicios que los defensores de la libertad dejan a las puertas de nuestros edificios. Lo más reconfortante, leer en los periódicos que los vecinos apoyan la actividad de esta «asociación cultural».