Publicidad atea en los autobuses

Con la publicidad absurda en los autobuses, con el empleo de dinero para difundir lo que cada cual lleva en el interior, con este ventilar lo que debería permanecer reservado, los que ganan un buen dinero son los medios públicos. 

Porque la compañía de transportes es municipal en cualquier población, y ellos son quienes sacan beneficio de las dudas, los temores, las inquietudes de los ateos que quieren debatir para quitarse de encima el peso de su agobio.

Con ese dinero se podía haber hecho algo mejor, más tangible, más necesario, para aliviar a muchas personas.