Bicis vigiladas

Hace unos días tuve un problema que creo se repite con frecuencia. Una mañana iba al centro en bicicleta para hacer un trabajo, y la dejé en la plaza del Cristo de Burgos. La até a una farola y después de una hora, aproximadamente, cuando terminé lo que tenía que hacer, fui a cogerla y me la habían robado.

Pero lo peor no era que me había quedado sin bici, sino que me encontré sin un solo euro y sin medio de transporte para regresar a mi casa en Nervión. Tuve que volver, cansada de todo el día, andando.

Como por desgracia hay gente que se dedica a esta «actividad», creo que lo mejor sería que por la ciudad hubiera aparcamientos para bicicletas con cámaras, así podríamos dejar nuestras bicis tranquilamente.