Lo que es exigible a Tardà

La tontuna del muy honorable diputado independentista catalán que ha gritado «muerte al Borbón» no radica en el texto, sino en el contexto. Porque acto seguido del exabrupto, los jóvenes cachorros de ERC quemaban la Constitución Española.

Esto sí es una acusación más grave para ERC, por incoherente, aunque lo de nacionalismo e incoherencia bien puede ser una reiteración.

Los diputados y senadores de CIU, ERC, PNV o BNG cobran su sueldo en nombre de esa Constitución, la que acredita a Juan Carlos de Borbón como rey de España.

De hecho, todos esos tribunos no representan a Cataluña, al País Vasco o a Euskadi o a Galicia, sino a Barcelona, Vizcaya o Lugo y los 350 congresistas, representan a todos los españoles y a toda España.

Si el señor Tardà odia tanto a España, lo que tiene que hacer es no sentarse en los asientos del Congreso, sino planear la independencia de Cataluña, lo cual implica una mínima coherencia: significa renunciar a su escaño y a sus privilegios como diputado de la cámara popular que representa a la opresora España. Y esto sí que es exigible al honorable Tardà.  Santiago de la Ribera.