Zapatero y la inmigración

En algún informativo de TV3 me he enterado de que por la frontera de La Jonquera están entrando cerca de 1.000 inmigrantes ilegales al día, a causa de las deficiencias en la vigilancia de los pasos fronterizos: apenas una pareja de policías nacionales por turno.

Tal situación la he podido contrastar ahora en ediciones electrónicas de la prensa nacional, incluso en la web de la Confederación Española de Policía (CEP).

No trato con estas líneas de crear alarma: la masiva afluencia de inmigrantes ante el «efecto llamada» que la propuesta de regularización ha puesto en marcha es algo conocido por todos. Lo que sí resulta extraño es que el Gobierno socialista tome este tipo de iniciativas cuando el resto de países de la UE están llevando a cabo políticas bien diferentes para tratar de frenar el problema de la inmigración ilegal. Es obvio que la mayor parte de los extranjeros llegan a nuestro país para trabajar y de ello nos beneficiamos todos. Pero cabe preguntarse si en esta Europa nuestra cada Estado ‘va a su aire’ en cuanto a medidas políticas de tanta importancia se refiere.