Inmigración

Ya era hora de que se cortara el grifo de la inmigración... ¡Felicidades al señor ministro Celestino Corbacho! La pena es que no se haya hecho esto mucho antes... En fin, como reza el refrán: Nunca es tarde si la dicha es buena... Ahora hay que ir ‘invitando’ a marcharse a sus respectivos países a todos aquellos inmigrantes que se van quedando sin contrato y que lo único que hacen es aprovecharse de los servicios de la Seguridad Social y de los servicios sociales, que tanto dinero cuestan a todos los españoles y a los gobiernos centrales y autonómicos.