¿Perros en el metro y el bus? (3)

Mi mejor amiga se llama Kika, tiene 7 años, pelo medio entre negro y blanco, cuatro patas y hocico marrón. Pesa unos 40 kilos, sus ojos son castaños, pero su mirada te habla de amor, alegría y derrocha mucho cariño. Ella no ensucia, no molesta, no insulta, no escupe, no tira basuras, no escoge si su dueño es más rico o pobre, guapo o feo, no exige y agradece cualquier caricia, una palabra amable, un paseo, un poco de agua, algo de comida adecuada, y a cambio te da todo su inmenso amor y su compañía. Pero esta amiga no puede ir por Barcelona en metro ni autobús.