Niños de la guerra

Mis padres son de los niños de la guerra, los enviaron a Rusia.

El día que volvieron a su patria no les facilitaron ningún tipo de ayuda ni orientación para empezar una vida en su país; ya es hora de que el Gobierno y España salde su deuda y el deber hacia ellos.

Sus pensiones son una miseria (200 euros aproximadamente), ni para sobrevivir, pero sí somos generosos con todos los que vienen de fuera y con el resto del mundo, y nos olvidamos de estos niños repatriados que sufrieron muchísimo, se han hecho mayores y no les queda mucha vida. Ya es hora de que tengan las pensiones dignas y que las disfruten (los que quedan…).