Somos campeones de Europa

Somos campeones de Europa por haber conseguido estar a la cabeza de los países de nuestro entorno con el mayor porcentaje de desempleo; somos campeones de Europa en percibir sueldos denigrantes y de miseria (todavía los sueldos de la mayoría de los trabajadores, que somos quienes enriquecemos a las empresas con nuestro esfuerzo, no alcanza los 1.000 euros mensuales); somos campeones de Europa por tener unos sindicatos tan inútiles e inoperantes que, sin el menor pudor, sólo saben aceptar, año tras año, la política salarial impuesta por la patronal.

¿Cuándo seremos capaces los trabajadores de emplear tanta energía y entusiasmo como la mostrada durante la celebración del campeonato de fútbol en conseguir ser realmente campeones de Europa en política social y laboral?