Corbata contra luz

Que el debate en torno al ministro Sebastián se centre en si se pone o no corbata es el éxito de un señor listo que desvía críticas hacia su nefasta gestión. ¿No es este ministro el que justifica y ampara la brutal subida de la luz?

En una economía socialista, el ciudadano no tiene productos básicos (alimentación, educación, vivienda, luz, agua, gas...) a precio de artículos de lujo. Sebastián ha conseguido que se hable de su corbata y no del recibo de la luz para ricos en un país atrozmente capitalista, es decir, generador de pobreza y paro.