El uso del agua

He oído decir a nuestro alcalde que se prohibirá el empleo del agua para «uso ornamental», calificando de tal modo el riego de plantas y arbolado.

Barcelona ha heredado de sus mayores una masa importante de parques y jardines, algunos procedentes de particulares, tales como Moragas, que han servido para el disfrute de varias generaciones de niños y para regeneración del aire, imprescindible en una ciudad tan densamente poblada y con un parque móvil tan importante.

Los árboles no cumplen una función «de adorno», sino que son fuente de salud que hay que cuidar.