Carta sobre recogida de los animales

En respuesta a la carta publicada el 20 de mayo en la que Alba se lamenta de que en el Centro de Recogida de Animales de Benimaclet no le quisieron coger un cachorro abandonado. Comprendo su desconcierto, pero quiero decir que los refugios de animales no reciben subvención alguna de España, país en donde los animales sólo entran en su sociedad en forma de objetos de divertimento (zoos, circos, tauromaquia), placer para el paladar (ganadería industrial) o juguetes de ¿compañía? con fecha de caducidad. Pasada ésta, son arrojados a la calle de la forma más ruin. Un puñado de voluntarios, sin sueldo pero con mucha ilusión, atienden en varios puntos de España el imparable oleaje de animales abandonados.