Tipos de familia

Televisión Española emitía el pasado domingo un programa dedicado a la familia. Los reporteros de la televisión pública, siempre ocupados en desasnar al pueblo, hicieron un montaje con tres tipos distintos de familias: el tradicional, el homosexual y el monoparental.

Me llamó la atención el tercer tipo de familia, el monoparental. Una señora nos explicó que quienes han decidido formar una familia con hijos y sin pareja no tienen más ayudas que el resto, a pesar de disponer de un solo sueldo. ¡Cuánta injusticia!, ¿verdad?

Y es que, claro, si renunciamos a una pareja, porque la pareja a veces molesta, corremos el riesgo de sufrir la soledad, porque la pareja hace compañía.

Si renunciamos a comprometernos con otro, ganamos en independencia pero, lamentablemente, perdemos en compañía, perdemos, por lo pronto, el compromiso del otro con nosotros.

No hay derecho a que la familia monoparental, que se niega a comprometerse con el otro, afronte su soledad de forma... solitaria. Eso no puede ser, señores, y hay que arreglarlo a la mayor brevedad posible. Santiago de la Ribera.