Marcha atrás eléctrica

El gobierno, con el Real Decreto 1634/2006, perjudica gravemente a los usuarios de la tarifa nocturna eléctrica. En su día hicimos una importante inversión para adaptarnos a ella, pues el mismo Gobierno y empresas eléctricas nos lo proponían como alternativa económica y limpia de calefacción. Hoy en día, hechas las inversiones, algunas muy recientemente, y aún no amortizadas, el Gobierno, espoleado por las empresas eléctricas, da marcha atrás y retira la tarifa, sustituyéndola por otra mucho más gravosa para nuestros intereses (un 45% más).
¿Cualquier gobierno, por muy legítimo que sea, puede saltarse a la torera algo tan importante en democracia como es la «seguridad jurídica», reconocida en el artículo 9.3 de la Constitución, que impide la retroactividad de disposiciones no favorables para los intereses de los afectados sin una compensación? ¿Se va a fiar alguien, de aquí en adelante, de este Gobierno, o de cualquier otro que salga de las elecciones, cuando propongan a los ciudadanos invertir en algo que luego pueden echar atrás?