Sólo cuenta el beneficio

He leído en 20 minutos que dos empresas, Elecqui y Lehoiko Biotz, ambas del mismo dueño, se han declarado en suspensión de pagos por culpa de la deslocalización de las compras en el sector europeo. El caso es que ellos también tienen una planta en Polonia creada recientemente. También el grupo Mondragón las tiene por esos países del Este, y lo que están haciendo es llevarse el trabajo de aquí a esos lugares, porque la mano de obra es más barata y así tienen más beneficios. El Gobierno vasco nombró, no hace mucho tiempo, empresario del año al dueño de estas dos empresas y ahora amenaza con cerrar. Menudo ejemplo de empresario. Tendrían que elegir mejor a sus candidatos antes de darles premios por llevarse el trabajo fuera. Ibarretxe tiene un plan, pero no es para crear empleo y bienestar.