«Ya era hora de que los ricos dieran una buena noticia»

La cumbre de los países más industrializados (G-8), desde mañana miércoles en Escocia, y los macroconciertos Live 8 contra la pobreza han llevado a muchos lectores a manifestar su opinión en nuestra web:

 

Los países ricos son más ricos por vender armas a los países pobres. Belial.

 

La situación es demasiado grave como para esperar al 2010. Potorro.

 

Está visto que lo único que nunca se consigue es lo que nunca se intenta. Matilde.

 

Del 0,7% saldrá un 0,6, que al llegar será un 0,5, que al distribuirse será 0,4, y luego le quitas el 0,2 de impuestos de aduana más un 0,1 para pistolas y tanques y queda un 0,1, que será dos cartones de leche y cuatro cajas de galletas. Jaimito.


El problema es que esas ayudas están condicionadas. «Te doy tanto a cambio de que...». ¡Menos caridad y abolición de la deuda externa ya! M.M.

 

¿Alguien se alegra, aunque sea un poco, de que se encaminen por el sendero adecuado? No. Mejor seguimos diciendo lo mal que va todo. Mari Pili.

 

Lo que hace falta es que aprovechen las ayudas, porque cada vez que se les manda algo se lo reparten los cuatro corruptos de siempre, así que, mientras no esté mejor controlado el destino de las ayudas, me niego a soltar un euro. Raúl.

 

Qué curioso que los músicos que pedían dinero para acabar con el hambre en el mundo sean los mismos que hacen campaña contra la piratería musical porque les hace «dejar de ganar» millones de dólares. Pepe Luis.

 

Creo que por la urgencia del caso es nuestro deber moral apoyar. Juan Carlos.

 

No entiendo por qué tienen tantos hijos. Se mueren de hambre, y venga a tener más hijos. J.L.

 

Tienes mucha cara y poca vergüenza en decir eso, recuerda que países como España, Francia, Bélgica, Italia, Portugal e Inglaterra sangraron a esos países para convertirlos en esclavos y en vez de prestar la ayuda que se tiene que dar sólo los usan de conejillos de Indias. Ju-on.

 

Ya era hora de que los ricos nos dieran alguna buena noticia. A ver si sigue la racha. Sara.