Copas más baratas

Tengo 18 años y me gusta salir los fines de semana, como a casi todos, pero el problema que tenemos los jóvenes de ahora es que vamos a cualquier discoteca, donde un refresco te puede costar fácilmente cuatro o cinco euros, y un cubata, incluso cinco o seis, y eso no es así. Vaya márgenes de ganancia, no me parece justo.


Así que hasta que no rebajen el precio de las copas y dejen de poner garrafón, los jóvenes seguiremos haciendo botellón.