Decepción precoz

Me sometí a unas pruebas médicas a primeros de abril, asegurándoseme que los resultados estarían en una o dos semanas. Tuve que llamar a diario para conseguir cita (3 junio) y me dieran los resultados. En la consulta del hospital, me dicen que tengo un tumor en una mama, y el médico me recomienda otra prueba, para la que me dan cita el 13 de junio. Ese día me dicen que no puede ser, que pida otra cita. Tras esperar la cola, me dan nueva cita para el 14 de julio, ya que sólo hacen esa prueba los martes y los jueves.

A continuación, voy a otra cola para pedir cita para la consulta posterior. Me la dan para el 12 de agosto porque para una ecografía ¡qué menos que un mes para esperar el resultado! Pero, «oiga, ¡que no es una ecografía!». «Pues eso es lo que pone aquí».

En dos lugares más a los que me dirigí comprobaron en el ordenador que me habían citado para una ecografía, no para la prueba prescrita por el médico.

Si no llego a descubrir esto en la ventanilla de cita previa, el 14 de julio vuelvo a presentarme para nada y vuelvo a tener que coger cita para otro día porque se han equivocado, etc.

Menos mal que he tenido suerte y he conseguido cita para consulta. ¡Ah! y que no me preocupe, que si es malo, me llamarán… como al principio.