Política y ciudadanía

Lo que nuestros políticos piensan de las necesidades de los ciudadanos, o lo que consideran como políticamente correcto, es muy diferente a lo que los ciudadanos necesitan. Los políticos consideran que hacer cumplir las leyes es impopular en cuanto a conseguir votos, cuando la sociedad lo que pide es que se cumplan y que su aplicación sea el común denominador para el desarrollo diario de la sociedad, pues se tiene la convicción de que sólo se aplican al ciudadano honrado que alguna vez comete una imprudencia, pero que es permisiva y benevolente con el delincuente habitual.

¿Cómo se puede pensar que no actuar contra los delincuentes, no hacer respetar las leyes, no proteger al ciudadano es hacer lo políticamente correcto? Porque si es así, han perdido el rumbo hacia las necesidades del pueblo al que dicen representar. Creo que en la mente de todos está la respuesta verdadera.