En Aragón, siempre tarde

En Aragón siempre llegamos tarde a casi todo, también en política. Mientras otros territorios se apuntan al cambio social y de Gobierno, como Cataluña y Galicia, nuestro Aragón se resiste.

Así, lo que también pudo haber sido una realidad en 2003 para Aragón, con los votos y escaños obtenidos por CHA: un Gobierno progresista y con sensibilidad federal, se truncó porque Iglesias prefirió el continuismo con un partido como el PAR, que obtuvo menos escaños y perdió 20.000 votos.