Buen diseño del barrio del AVE

Soy un emigrante aragonés en Madrid y no entiendo la polémica suscitada alrededor de los nuevos barrios del AVE y del Portillo. A no ser que existan intereses personales por parte de algunos críticos, resulta difícil de cuestionar una operación con estas cifras: más zonas verdes para la ciudad, cinco hectáreas concretamente; más espacio para equipamientos públicos, y se consigue financiar el tranvía-metro ligero para la ciudad.

Todo ello a cambio de un más que asumible precio: aprobar un diseño urbanístico que permite hasta cuatro viviendas más por hectárea en Delicias, cuatro, del proyecto inicialmente presentado y nunca aprobado.