Gracias, Ferrara

El pasado lunes 3 de marzo asistimos en Madrid al parto de algo grande: la presentación de la moratoria sobre el aborto que se presentará a la ONU para pedir la modificación del artículo 3 de la Declaración de los Derechos Humanos: «Todo individuo tiene derecho a la vida, desde la concepción hasta su fin natural, a la libertad y a la seguridad de su persona».

Ésta es una frase que si se acepta y se cumple, perfecciona la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que será el comienzo de una nueva etapa de la historia: la cultura de la vida, la civilización de la verdad y el amor.

El padre de la criatura, el periodista italiano Giuliano Ferrara, confiesa que concibió la idea en su cabeza el día 18 del pasado diciembre. Ferrara, comunista de estirpe, seguro que desconoce que ese día se celebra la fiesta de la Virgen de la Esperanza, de la Expectación del Parto, fiesta introducida en el calendario de la Iglesia católica por San Ildefonso, obispo de Toledo, en el año 656. La Manga.