Otro mundo es posible

La indignación me empuja a escribir estas líneas, la repulsa, la vergüenza, la rabia y el desprecio hacia quienes creen que podrán controlar la voluntad de la gente, el sentir de una nación, el destino de un pueblo mediante actos cobardes, disfrazando de idealismos lo que son vulgares crímenes contra indefensos ciudadanos. ¿Creéis que representáis el sentir vasco y que actuáis por el bien de vuestros convecinos?

Sois el cáncer que corroe la sociedad vasca

Los vascos viven acojonados, sin poder hablar con claridad; no contáis con el respaldo moral de nadie, estáis atrapados en vuestra sed de sangre, sois unos vulgares delincuentes que justificáis vuestra insignificancia e inferioridad con salvajes atentados contra los ciudadanos a quienes aseguráis representar. Sois el cáncer que corroe la sociedad vasca, la razón que les impide vivir en paz. Sois la razón que les impide ser libres, la vergüenza de nuestro país, sois irracionales, fanáticos y carne de cárcel. No pararemos hasta que estéis todos presos. Dejad a vuestro pueblo vivir en paz. Otro mundo es posible, sin vosotros.