La policía de Torre del Mar, de 'botellón'

Sábado por la noche, 2.00 de la mañana, cansada de escuchar el ruido procedente de una fiesta de un vecino poco respetuoso, me dispongo a llamar a la Policía.

Media hora después aparece un coche patrulla y les dice que por favor terminen la fiesta en el interior de la vivienda (estaban en una terraza). La propietaria de la casa les comunica que es su cumpleaños y les invita a subir a tomarse una copa; cual es mi ‘sorpresa' al ver subir a los dos agentes a la casa y unirse a la fiesta copa en mano, no teniendo ni siquiera la poca discreción de meterse en el interior de la casa para no ser vistos por el resto de vecinos que, como yo, intentamos descansar.

Volví a llamar a comisaría y me dijeron que no me preocupara, que ellos tenían todo bajo control. Sin comentarios. Espero no necesitarles para algo más grave.