La concentración

Medio centenar de coruñeses, convocados mediante mensajes telefónicos de texto, se concentraron el viernes 7 de marzo, a las 9 de la noche, en la plaza de María Pita para, según la convocatoria, compartir su dolor en silencio y mostrar su solidaridad con esta nueva víctima y su familia. «Hoy sobran las palabras porque todas fueron dichas», expresó Pilar Pato, presidenta de Coruña Liberal, convocante del acto.

Si bien los convocantes, vinculados al Foro de Ermua, han mantenido siempre un elevado tono crítico con la ruptura del Pacto contra el terrorismo y por las libertades, la convocatoria insistía en la ausencia de todo mensaje explícito, pancarta o lema; un sencillo acto de duelo expresado con unas velas, en silencio, de modo que todos pudieran compartirlo.

Así se desarrolló hasta que el presidente de la Asociación gallega de víctimas del terrorismo le puso fin con unas breves palabras de solidaridad y recuerdo para la víctima y su familia, y recordando la convocatoria previa de un acto en memoria de todas las víctimas en el día europeo señalado a ese fin, el 11 de marzo en el Obelisco, a las ocho de la tarde.