Momentos preelectorales

Para no faltar nunca a la cita con las urnas suelo ejercer mi derecho al voto por correo. De nuevo este año hice la solicitud, lo preparé todo y cuando iba a Correos a depositar mi voto se me extravió el sobre.
He hablado con la Junta Electoral y con el censo y la respuesta es que no puedo votar ni por correo ni en persona. Alguna solución debería dar la ley.


Un dicho popular dice: «Todo tiene arreglo en esta vida menos la muerte», y la pérdida del sobre electoral, ¿no?