Preocupación en el sector sanitario

La creación de un registro de médicos objetores por parte de la Administración va a situar a los médicos y profesionales que se opongan al aborto en un apartheid.

Esta propuesta es gravísima porque afecta a derechos constitucionales básicos como la libertad ideológica y de conciencia así como a la privacidad de los profesionales. Los médicos, enfermeros y auxiliares podrán ser discriminados, relegados o acosados por no aceptar el pensamiento único del Gobierno sobre el aborto. San Antón.