Las ‘kundas’ de Embajadores

Hoy es la enésima vez que tengo que acompañar a mi novia a su casa porque la situación en su calle se ha vuelto insostenible. Las llamadas kundas o taxis de la droga ya no sólo tienen su parada central en su calle, sino que sus usuarios, desde hace tiempo, duermen en el portal de mi novia, y como vecinos, te saludan con un buenas noches. Hace un par de semanas la atracaron, y poco le quitaron, pero el susto se lo llevó. Es una vergüenza que con una comisaría a apenas 300 metros, este problema no se acabe. Esta situación ya ocurría cerca del Museo del Prado y se frenó por la mala imagen ante el turismo, pero ahora han migrado. ¿Cuánto tiempo tengo que seguir acompañando a mi novia hasta su puerta porque tiene miedo? No sean hipócritas, la parada central de los taxis de la droga se llama Bernardino Obregón o glorieta de Embajadores.