En favor de la vida

Ya sabíamos todos lo que estaba pasando en las clínicas de abortos. Y por supuesto nadie podía creerse que realmente corriera peligro la vida de tantas y tantas madres (también víctimas de esta barbarie). Hemos visto los cuerpecitos de niños no deseados que primero han sido descuartizados para después triturarlos y evacuarlos por el desagüe.

Los políticos inventaron este supuesto derecho al aborto. ¿Qué hacen ahora mirando para otro lado? ¿Dónde está esa defensa de los más débiles de la que tanto alardean? Calla el PSOE y calla también el PP. Ninguno tiene agallas para frenar la matanza de inocentes y apoyar a las madres a que traigan a sus hijos a este mundo.

Si esas madres recibieran el apoyo moral y económico necesario, no se verían abocadas al aborto: un drama que las marcará para toda la vida.