Menosprecio a los parados

Aprovechando el grosero economicismo, que menosprecia a todo el que no realice una labor por un precio preajustado, aunque eso no sea por su culpa, es frecuente leer, incluso en los titulares, que tal o cual acción ha sido realizada por «un parado», como en el bochornoso espectáculo recién creado en torno a la letra del himno español. En otras ocasiones se trata de un «jubilado».

Y yo me pregunto, ¿de verdad tiene eso algo que ver con el tema o acto de que se trata? ¿Predomina, como sustantivo, el hecho de ser parado o jubilado, minero, ingeniero o profesor de Biología? No importa: la cuestión es practicar el máximo deporte nacional: criticar como sea, intentar echar abajo al que destaque en algo.